Po revisado

Cuando en White Wolf quisieron trasladar Wraith a China, encontraron que allí existía una concepción de alma dual parecida a la que habían desarrollado para Wraith. Lo que hicieron para adaptarla es simplemente identificar la Psique con el Hun y la Sombra con el Po. Señalando una serie de diferencias metafísicas, acaban diciendo que en términos prácticos no existe diferencia entre la Sombra occidental y el Po, e incluso que los mismos arquetipos son válidos.

Sin embargo, este enfoque occidental de dualidad bien y mal, alma positiva y negativa no es realmente muy fiel a los conceptos de Hun y Po, y no representa realmente el dualismo concebido por los chinos. Ante esto hay dos opciones: una, decidir que la Psique y la Sombra funciona realmente igual en oriente, sólo que los chinos usan esos nombres para referirse a ellas. La otra opción, realizar cambios importantes en el enfoque del Po, es la que exploro en este artículo.

¿Pero qué es el Po?

Los antiguos chinos pensaban que el alma humana estaba dividida en dos: el hun que sería el alma racional y el po que representaría los sentimientos y los instintos de supervivencia.

Esta dualidad no hay que comprenderla en términos zoroastrianos, como dos fuerzas peleándose por inclinar al individuo a unas acciones u otras. Como el yin y el yang, la dinámica del Hun y el Po es fluida y suave. En el artículo que uso como referencia, es representado como un grupo de sabios que debaten con tranquilidad.

Así, el Po no es un alma maléfica. Aunque contiene los impulsos más egoístas, también es origen de emociones positivas como el amor o la alegría. El Po es vital para un ser humano porque contiene los instintos de supervivencia. De alguna forma, el Po es lo que nos hace ser hombres (incluso da forma humana al feto durante la gestación). Los sabios taoístas meditaban para acallar al Hun y así los sentimientos del Po pudieran ser vistos con claridad.

El Hun y el Po necesitan estar en equilibrio. No sólo recíprocamente, sino también consigo mismos. Desequilibrios o incluso ausencias en cualquiera de las dos partes pueden causar enfermedades en el cuerpo y en la mente.

El Hun y el Po en la muerte

Cuando un ser humano muere, su alma se divide, y cada una vuelve a su origen. El Hun, una fuerza Yang, vuelve al Cielo. El Po, ligado al Yin, vuelve a la tierra donde tras un tiempo de residencia en el cadáver o junto al cadáver es absorbido y extinguido por ésta.

Sea el destino del alma el Paraíso o la reencarnación, sólo el Hun puede alcanzarlo. Por esto, los chinos creen que el miedo a la muerte procede del Po, porque es la parte que realmente perece. Esto marca una de las mayores diferencias entre la Sombra y el Po, una es origen de los sentimientos auto destructivos, y otra del temor al olvido.

En algunas ocasiones, como cuando sucede una muerte muy violenta, o los ritos no son llevados a cabo correctamente, el Hun y el Po no se separan, lo que da lugar a un fantasma hambriento, que vagará por la Tierra sin posibilidades de trascender o reencarnarse.

El Po en los Wraith chinos

Como hemos visto, el Po no es maligno ni perjudicial. Tampoco es auto destructivo sino todo lo contrario. Es un alma que los hombres necesitan para sobrevivir en el mundo material.

Tras la muerte, por otra parte, el Po cambia. Ya no es necesario para un alma, y debería perecer junto al cuerpo. Sin embargo, en los Wraith, el Po vive, se aferra al Hun porque no quiere desaparecer. Esto sucede porque el Po ha sido corrompido por una muerte traumática, o por una vida malsana (no necesariamente malvada).

Así, el Po de los Wraith es una versión desequilibrada y desestabilizada de su Po en vida. Si antes albergaba las emociones más básicas, ahora alberga perversiones de esas emociones. Además, como fantasma hambriento, una de esas emociones suele convertirse en predominante y atormentar al Wraith, que siempre se sentirá ansioso de esa emoción.

El objetivo del Po, sin embargo, no será la destrucción del Wraith, puesto que ésto significa su propia muerte, y el instinto de supervivencia sigue permaneciendo en el Wraith. El objetivo del Po será, más bien, la consecución de sus ansias, la búsqueda de la imposible satisfacción. Para ello, tratará de acabar con cualquier cosa que considere un obstáculo: amigos, familia, posición del wraith, ciertos grilletes.

Además, el Po intentará alejar al personaje todo lo posible de la Trascendencia. Si el fantasma busca la forma de resolver sus pasiones, el Po tratará de sabotearlo continuamente. Sabe que la Trascendencia significa el fin para él, y pondrá todos los medios a su alcance para evitarla.

Creación del Po

Este cambio tan importante invalida casi todos los arquetipos Po, basados en los sentimientos auto destructivos. Quizá en un recorrido más pormenorizado, algunos podrían salvarse y adaptarse. De todas formas, también he estudiado la naturaleza del Po para dar con un enfoque distinto.

Aunque hablemos de Hun y Po, en realidad no se trata de dos almas, sino de un número mayor. Algunos cifran tres almas hun y siete almas po. Cada una de las almas po origina un sentimiento diferente, que son: alegría, ira, pena, miedo, amor, odio y deseo. Éstos serían los sentimientos de las pasiones del po, o más bien una versión retorcida y corrupta de esos sentimientos.

La pasión más fuerte, la que más angustia al fantasma hambriento, definiría su arquetipo. Éste sentimiento será el que más atormentará y estorbará al Wraith.

Alegría

Posiblemente el arquetipo más minoritario, ya que no da lugar a Pos fuertes, que eviten la separación del Hun. Los pocos Pos con este arquetipo intentan distraer continuamente al Hun de sus objetivos, quedándose en la complacencia. Este Po busca evitar las complicaciones, ya sea abandonando sus responsabilidades o tomando el camino más fácil o directo.

¿Tu superior te molesta con órdenes? Mátalo. ¿Tu grillete está en peligro? Déjalo, una cosa menos de la que preocuparse.

Ira

Uno de los arquetipos más comunes. Suele darse en muertos por una muerte violenta. El instinto de defensa se transforma en ansias de venganza y deseo de hacer daño a todos los de alrededor. El Po quiere hacer pagar por el daño sufrido a cualquiera, a todos. Todos son responsables de tu sufrimiento, por acción o inacción, por maldad, por indiferencia o por negligencia.

Este Po reclama venganza por cada mínimo acto contra el Wraith. También disfruta con el sadismo de actuar contra seres inocentes, aunque él siempre lo vestirá de justa retribución.

Pena

El Po se encuentra sumido en la desesperación. El mundo es un lugar frío y oscuro. Sin esperanza. En vida todos te decepcionaron. En el más allá todos acabarán haciéndolo. No hay nada bueno, y si hay algo bueno, durará poco. No merece la pena esforzarse por nada o por nadie, porque no son dignos, o porque lo que consigas lo vas a perder pronto.

De todos los arquetipos, éste es el más auto destructivo. Un Po consumido por la pena en el fondo ansía desaparecer y terminar de una vez por el sufrimiento. Lo único que puede contentar temporalmente a este Po es el sufrimiento ajeno, pues, de alguna forma, le sirve para demostrar sus tesis.

Miedo

Este arquetipo personaliza el instinto de autopreservación llevado al extremo. El Po ve el peligro detrás de cada esquina. Cualquier reunión puede ser una trampa. Cualquier Wraith puede ser un Espectro deseando dañarte. Cualquier lugar puede estar lleno de amenazas. Cualquier oportunidad que se presente puede acabar muy mal.

El Po tratará de convencer al fantasma de evitar el mínimo riesgo, y tratará de tomar el control para alejarlo de los peligros más evidentes. Llegado el punto, este Po puede intentar dañar a compañeros por miedo a su traición, aunque siempre con puñaladas traseras o maniobras que no comporten mucho peligro.

Amor

Lejos de la emoción pura y elevada que solía ser, el amor de este Po es obsesivo, posesivo y abusivo. Esta alma primitiva se enamora con facilidad, obsesionándose con su objeto de deseo. Querrá abandonar todas las acciones que no sea estar con ese amor. También es muy celoso, y no soportará no ser el absoluto centro de atención de la persona elegida. A veces, loco de rabia, la dañará, pero siempre en nombre del amor.

Este Po intentará convencer al Wraith de que está enamorado de alguien. También le instará a saber en todo momento cómo está ese alguien y a verlo con frecuencia. Si el personaje acaba reconociendo este amor, el Po pasará a atormentarle con celos absurdos. En definitiva, no querrá dejarle pensar en otra cosa.

Odio

Parecido al de la Ira, este arquetipo es más frío y calculador. En lugar de generarse por la violencia, este Po es el fruto de un rencor prolongado y enquistado. Desprecia a todo y a todos, y busca la forma de perjudicarlos y hundirlos en la miseria.

Este ser rencoroso es quizá el que más se parece a las Sombras de Occidente. En última instancia, le gustaría ver a todos muertos y presa del Olvido. Pero aunque en el fondo también se odia a sí mismo, empezará primero por los demás.

Deseo

Este arquetipo encarna el deseo desde todos los sentidos. Sea lujuria, avaricia o gula, el Po no quiere frenarse bajo ningún concepto. En muchos casos parecido al arquetipo de la alegría, es más movido por el ansia que por la pereza. Este deseo toma forma de envidia rápidamente, y buscará formas de arrebatar a los demás aquello que ansía, sea un artefacto, un sacrificio o una pareja sentimental.

 

Espectros

De forma análoga a sus contrapartidas occidentales, cuando un fantasma hambriento se pierde completamente en sus pasiones oscuras (la angustia permanente llega a 10), se convierte en espectros. Por la naturaleza diferente del Po, sin embargo, estos espectros tendrán ciertas diferencias sutiles.

Ya que el Po no busca el Olvido, los espectros no se convierten automáticamente en servidores del Olvido. Un espectro libre buscará, simplemente, la satisfacción de sus pasiones, aunque de una forma ansiosa, malvada y retorcida. Estos espíritus se encuentran totalmente consumidos y corrompidos por dichas pasiones, y ya sólo pueden entenderlas de la forma más malsana, encarnando a la perfección el arquetipo de fantasma hambriento.

Así, la mayoría de los espectros orientales tienen una naturaleza más primaria que los occidentales. Aún así, algunos de estos espíritus desarrollan una inteligencia fina y perversa para la consecución de dichos objetivos.

Por otra parte, son minoría los espectros libres. La mayoría son encontrados en la tempestad y atraídos a algún Yomi (Laberinto), donde son esclavizados por los Reyes Yama (Malfeos), que conocen la manera de explotar sus pasiones oscuras y controlarlos por ellas.

Por esto, casi todos los espectros que pululan por el Inframundo o la Tierra de las Sombras son agentes de los Reyes Yama. No sirven exactamente al Olvido, sino a sus amos, que los usarán para conseguir más almas, para destruir a sus enemigos, o para formar parte en planes más sofisticados.

Mente colmena

La mente colmena sigue existiendo en la otra vida china, aunque los Po son menos propensos a colaborar entre ellos. Generalmente dos Pos con ansias diferentes no suelen comunicarse demasiado, mientras que dos Pos con el mismo ansia podrían colaborar o competir según la situación.

Ya que el Po no busca la destrucción ni el perjuicio en sí del Wraith, tampoco tiene motivos generalmente para colaborar con los Espectros. Aún así, muchos de éstos saben explotar la mente colmena para obtener de un Po la información que necesita sin necesidad de su colaboración.

Kuei-jin

Los Kuei-jin son también seres con un alma dual a medio dividir, por lo que estas concepciones también son aplicables a ellos.

Para empezar, el mismo proceso del Segundo Aliento cambia respecto a lo que se dice en el manual oficial: no es el Po el que va al infierno, mientras el Hun se queda en el cuerpo, sino al revés (en qué estarían pensando). El Hun es llevado al infierno y torturado. El Po se queda junto al cuerpo, y llama desesperadamente a su antiguo compañero, para evitar su propia desaparición. Los Po extraordinariamente fuertes, son capaces de abrir una vía de escape para el Hun y una vez reunidos se produce el renacimiento como vampiro.

Aparte de esto, no hay demasiados cambios. Los arquetipos Po habría que revisarlos para adaptarse a esta concepción. De todas formas algunos nunca me han parecido demasiado convincentes, mientras que otros son especialmente apropiados (bandido, mono,…). Es posible que tenga que ajustarse levemente algún arte del alma. El Po sigue cumpliendo sus funciones habituales: incitar naturaleza fuego (ira), naturaleza ola (miedo) y oponerse a la iluminación en las tiradas de Dharma (en los Kuei-jin sigue siendo enemigo de la Trascendencia).

Humanos con Po

Según las reglas de Estirpe de Oriente y Cazador de Demonios X, los seres humanos pueden tener puntuación de Po, si cometen actos muy depravados, o cultivan una violencia excesiva. Sin embargo, todos los seres humanos tienen Hun y Po y, como hemos visto, no es nada malo, sino una parte necesaria para un ser humano saludable. En realidad la puntuación de Po no representaría la presencia o ausencia de éste, sino una corrupción o desequilibrio del mismo debido a las situaciones antes descritas.

 

Bibliografía

Wraith Reino Oscuro de Jade

Wikipedia: Hun and Po http://en.wikipedia.org/wiki/Hun_and_po

Towards a Spirit at Peace (apéndice del capítulo 1) http://www.itmonline.org/shen/chap1.htm

Print Friendly
This entry was posted in Ambientación, Narración, Reino Medio, Wraith and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *