Incluye los temas de los personajes en tus crónicas

Una crónica es un conjunto de historias que deberían girar alrededor del grupo de personajes jugadores. ¿Cómo va a hacerlo si todos los temas están decididos de antemano? Como Narrador debes sumar los temas de los personajes a los tuyos propios, para que las historias traten sobre los personajes en lugar de que éstos sean una especie de invitados a la historia. El artículo explica un método para logarlo. Esta entrada está inspirada en el proceso de creación de historias del Dresden Files RPG, adaptando sus ideas al estilo del Mundo de Tinieblas.

¿Por qué usar los temas?

Los juegos narrativos tratan de emular los géneros de ficción. Jugarlos es una forma colectiva de generar historias. Por eso, una buena crónica emula los modos de películas, libros o series, que son ampliamente las distintas formas de ficción que conocemos.

El ejemplo de la serie es el más claro (aunque ésto aplica a cualquier tipo de ficción). Cualquier serie medio en condiciones tiene un grupo de temas generales. Además, los personajes suelen tener en sí temas asignados. Cada capítulo coge dos o tres temas y los trata. Si analizas una serie capítulo por capítulo verás que los mismos temas son tratados una y otra vez a lo largo de la serie.

Estos temas pueden tratarse de forma general (fe, ignorancia, violencia, adicción, redención,…) o de forma concreta (el alcoholismo del capitán, la invalidez de la madre,…).

Cómo funciona en Dresden Files RPG

DFRPG es un juego de rol basado en las novelas homónimas. El sistema es una adaptación del FATE, una variante de Fudge con un enfoque narrativista, esto es, centrado en la creación de historias. El concepto principal son los aspectos, que son una especie de mezcla entre temas, ventajas, defectos y condiciones.

El proceso de generación de personajes del DFRPG llega a generar siete aspectos para el personaje, que podríamos decir que son como temas. Aparte, las crónicas de DFRPG tienen sus propios aspectos, así como los PNJs, lugares, etc.

Cuando el narrador crea una nueva historia, hace una especie de ensalada con todos esos aspectos y elige unos cuantos que son los que se van a tratar en la historia.

Cómo hacerlo en Mundo de Tinieblas

Extraer los temas de los personajes

Lamentablemente, el proceso de creación de personajes no obtiene los temas del personaje. ¿O sí? Bueno, puede que no estén escritos en la ficha, pero un buen personaje tiene una cantidad de temas sobre los que trabajar.

Para empezar, tenemos el concepto. Un buen concepto es el tema central de personaje, y las historias de él deberían orbitar a su alrededor. Ejemplo: En mi última crónica casi todos los personajes tienen conceptos que dan lugar a temas interesantes. El sr. Brucks tiene de concepto “hombre de negocios excéntrico y atormentado”, lo cual ya da una idea de que debes tratar sus derroches y su desubicación. Sunny es “vidente dulce”, luego su tema principal incluye usar sus poderes para ayudar a los demás.

Pero para usar esta técnica, necesitamos más temas. Lo lógico es buscarlos dentro de la historia del personaje. Descubre cuáles son las motivaciones y problemas más poderosos del personaje y conviértelos en temas. Ejemplo: En la historia de Walter veo que su mujer aún vive, pero ahora es una anciana de más de ochenta años. Discutiendo con el jugador, él la define como su último vínculo con la humanidad. Walter es un monstruo cínico excepto en lo concerniente a su mujer. De aquí se pueden sacar varios temas, por ejemplo “vejez y mortalidad” ¿cómo se enfrenta Walter a la degeneración de su mujer? ¿La compadece o la envidia? Otro tema es la familia, ya que ésta parece ser de lo poco que le importa ya al personaje.

Por último, conviene echar un vistazo a la hoja de personaje para descubrir si se pueden encontrar aún más temas. Los trasfondos son el lugar más prometedor. ¿Quién son sus aliados, rebaño, criados,…? ¿De dónde vienen sus recursos? Los méritos y defectos, si están bien cogidos, son temas en sí mismos. Conviene mirar también la Humanidad. Un valor anormalmente alto o anormalmente bajo constituye un tema. ¿Lucha el personaje por mantenerla o se deleita en su perversión?

Lo ideal es que obtengas al menos tres temas por personaje, aunque grupos de jugadores más numerosos requieren menos temas que grupos de jugadores reducidos (si tienes muchos personajes, no vas a poder tratar efectivamente todos los temas).

Incluir los temas en la crónica

En el caso ideal, la crónica se construye después de hacer los personajes jugadores. Seguramente antes de hacerlos ya tienes muchas ideas, pero es conveniente que no esté del todo cementada hasta que no tengas los personajes de los jugadores, porque así puedes construir el mundo alrededor de ellos, tejiendo tramas a su alrededor. Los personajes serán el centro de la crónica en lugar de seres ajenos invitados a ella.

Si has leído unos cuantos capítulos de narración de libros de Mundo de Tinieblas sabrás la importancia de los temas en una Crónica. Muy probablemente si estás preparando una crónica es porque ya tienes algunos en mente (seas consciente o no). Apunta en un papel (o documento) primero tus temas y luego añade los que has extraído de los jugadores. Ya tienes el conjunto de temas de tu crónica.

La manera más efectiva de aplicarlos son los personajes del Narrador y las tramas de largo alcance. No diseñes una trama o un personaje que no esté asociado de alguna manera a alguno de los temas. Para eso están. Tenlas siempre en mente cuando crees toda tu crónica. Marca los temas que vayas usando. Puedes (y debes) repetir, pero no te deberías dejar ningún tema fuera.

Ya hemos dicho que los temas pueden usarse de forma general o de forma concreta. Intenta añadir ambos tratamientos para los temas más poderosos.


Ejemplo: Hemos visto que Walter tiene el tema “Vejez y mortalidad: su anciana y débil esposa”. Usos concretos del tema serían por ejemplo los personajes que podrían estar relacionados: la esposa, otros familiares o un vampiro que quiere aprovechar la senilidad de la mujer para apropiarse de sus terrenos. Un uso general del tema “Vejez y mortalidad” podría ser un personaje vampiro que utiliza su sangre para evitar que un decrépito hijo suyo perezca, manteniéndolo en un coma agonizante.

Los tratamientos concretos involucran directamente a los personajes. Los generales, por otro lado, ofrecen ángulos distintos sobre problemas comunes. Redondean la historia al abstraerse de la forma concreta del tema del personaje, y tratar el tema en mayores facetas.

Hay más elementos aparte de personajes y tramas que pueden reflejar un tema. Los lugares pueden reflejar los temas de forma concreta (la mansión donde vive la anciana esposa) o general (la UCI de un hospital). Algunos objetos también (un libro, una foto, un cetro). Incluso la música que usas en tu crónica puede reflejar temas. Cualquier ente que aparezca en la partida es susceptible de representar uno o varios temas.

Incluir los temas en las historias

Cuando planees la siguiente historia que va a ocupar a los personajes jugadores, aún cuando ésta sea simplemente la consecuencia de las acciones de los personajes en la historia anterior, o de sus expectativas futuras, ten siempre en mente los temas.

Coge tu lista de temas y elige al menos tres temas. La trama que construyas, los personajes que involucres, los lugares que visiten deben reflejarlos al menos en parte. De nuevo, esto se puede hacer de forma concreta o general.

Actualizar los temas

Conforme avance la crónica, algunos temas serán resueltos y otros perderán fuerza. Gracias a la iniciativa y los esfuerzos de los jugadores, o a nuevas ideas del Narrador, algunos más serán añadidos. Así funciona también en las otras fórmulas de ficción, donde en nuevos de libros, temporadas, etc los temas son relajados o potenciados, añadidos o eliminados.

Así que no consideres tu lista como algo estático. Al contrario actualízala con aquello que funciona mejor en la historia y, lo más importante, resulte interesante a tus jugadores.

Ejemplo: Hemos visto que el Sr. Brucks tenía el tema “hombre de negocios excéntrico y atormentado”. Quizá en algún momento de la Crónica (o quizá no) encuentre una causa que dé sentido a su vida. Si el cambio parece permanente, el Narrador borraría de la lista dicho tema (o lo marcaría como obsoleto) y escribiría uno que lo reflejase como “todo por la causa”. O igual un personaje encuentra un interés nuevo en el nodismo, la Golconda o cualquier otro tema, por lo que se incluiría el tema en el personaje sin tener que eliminar nada.

Print Friendly
This entry was posted in Narración and tagged , . Bookmark the permalink.

One Response to Incluye los temas de los personajes en tus crónicas

  1. Mu says:

    Al final solamente con la ficha se pueden sacar muchos temas.

    Por ejemplo, el Clan. A los jugadores les suele motivar cuando una parte de la historia tiene que ver con su clan. Además, el tema del clan suele plantear buenos dilemas cuando entra en conflicto con la cuadrilla u otros intereses del personaje.

    De forma similar, también se puede la Senda de Iluminación si el personaje la tiene.

    Pero incluso las habilidades o atributos que sean altos pueden dar para un tema menor, que sirva para articular algo de la crónica. Un gancho de la crónica puede venir de que el personaje sea guapo, o quizás tenga oportunidad de sacar a relucir su gran intelecto. Un personaje puede participar en una competición de tiro o un congreso de química, o se le puede requerir por conocer un idioma.

    Incluso un rasgo bajo puede ayudar, como una parte de la historia que gire en torno al desagradable aspecto de una persona o a su incapacidad para hacer amigos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *