El Elefante y la Mula

Por Magus

A continuación se ofrece una aventura para Vampiro: la Mascarada con trasfondo electoral incluido. Aunque está ambientada en la ciudad de Nueva Orleáns, no debería haber ningún problema para trasladar la acción a cualquier ciudad norteamericana con unos pocos cambios. En principio está pensada para un grupo de jugadores de poder moderado y con algo de experiencia previa.

PRÓLOGO: TENDIENDO LA RED

El tiempo pasa irremediablemente, o eso parece, y en el estado de Luisiana se declaran elecciones para gobernador. Los partidos Republicano y Demócrata ponen en marcha toda su parafernalia electoral para llevar al poder a sus candidatos. Sería interesante que el Narrador fuese torpedeando progresivamente a los personajes con el tema de las elecciones en aventuras previas, iniciando un acoso paulatino de anuncios televisivos, radiofónicos, etc. (como la vida misma, vamos). No estaría de más conseguir algunos anuncios electorales e incluso las sinfonías electorales de los partidos en pugna.
En Luisiana pronto queda clara la posición de dos candidatos:
Robert H. Burne es el candidato republicano. Viudo, frisando la cincuentena, es un individuo carismático y honesto, procedente de la clase empresarial del estado, poseyendo numerosos contactos con las tabaqueras más poderosas de los Estados Unidos, con una brillante carrera política a sus espaldas, propone una reducción de impuestos comerciales. Su lema es “Haciendo país”.
Jordan Weiss es el candidato demócrata. Es un hombre joven y atractivo de unos treinta años. Su familia ha participado en la política desde comienzos del siglo XX. Su padre es senador en Washington D.C. Tiene cierta experiencia diplomática en Europa, pero no es demasiado conocido en Luisiana. Propone una revisión del sistema estatal de asistencia pública. Su lema es “Juntos lo conseguiremos”.
En el ámbito vampírico a primera vista las elecciones no parecen despertar un excesivo interés. Los Vástagos de Nueva Orleáns están más interesados en las instituciones municipales, que ofrecen un poder más directo y asequible, mientras que el gobernador estatal ejerce su influencia fuera de la ciudad, haciendo el control y su manipulación menos fiables. Algunos Cainitas afirman maliciosamente que si nadie se muestra interesado por los candidatos de forma abierta es para no atraer la atención de rivales indeseados; los Anarquistas creen que los Ventrue deben estar estrangulándose unos a otros por el control del candidato ganador, pero los antiguos más perspicaces se limitan a sonreír con un deje de desprecio ante semejante necedad…

CAPÍTULO UNO: SECRETOS DE FAMILIA

Es una lluviosa noche de octubre y es de esperar que los personajes se encuentren a buen recaudo para protegerse del chaparrón. En cualquier caso, es posible que uno o todos ellos se encuentren viendo la televisión para pasar el rato, bien en sus casas o algún establecimiento abierto al público a estas horas intempestivas, como el Luv-Affair, club de moda entre los vampiros de la ciudad.
En esos momentos el público mortal –y posiblemente inmortal- se encuentra pendiente de una entrevista realizada al candidato demócrata Jordan Weiss por una prestigiosa periodista, Dorothy Lawson.
-Respecto a su pasado, Sr. Weiss, me gustaría comentar…
-Permítame que la interrumpa brevemente, Srta. Lawson. No quiero presumir de un pasado impoluto y sin tacha, como han hecho en el pasado ciertos políticos de confianza algo dudosa, antes bien, quiero dejar claro que he cometido errores, errores que he tratado de solucionar en la medida de mis posibilidades. Estoy en paz con mi pasado, y no negaré en absoluto todo aquello que forme parte de la verdad (tono solemne) siempre y cuando la verdad esté implicada.
-Me agrada que piense de esa manera, Sr. Weiss, porque según afirman fuentes fidedignas, ha tenido usted problemas con el alcohol.
-En efecto, los tuve, pero ya ha ciento que he logrado superar esa adicción.
-¿Se debieron sus problemas con la bebida a una juventud disoluta, como afirma su rival, el Sr. Burne?
-¡De ninguna manera! Es un vil infundio divulgado con el exclusivo propósito de calumniar mi figura y asegurarse una victoria, que, le aseguro a mis rivales, no tendrán nada fácil. La divulgación de este tipo de rumores sin sentido no sólo ofende a mi persona, sino también a la inteligencia de los electores.
-Creo que tiene usted una buena oportunidad de negar esos rumores, confesando a nuestros televidentes los motivos que lo llevaron al alcoholismo.
(Pausa tensa. Jordan Weiss titubea y su rictus se ensombrece. Una expresión de tristeza cubre su rostro antes de comenzar a hablar. Una tirada exitosa de Percepción + Empatía revelará que el sentimiento es sincero).
-Tenía entonces 20 años y acababa de perder a mi hermano Alexander en un accidente terrible. ¿Le parece a usted razón suficiente? Desde aquel infortunado día no he dejado de pensar en él, ni en el lugar que ocupaba en nuestra familia. Él y yo estábamos muy unidos ¿sabe?
(Dorothy Lawson se sonroja y baja levemente la mirada).
-Lo siento mucho, Sr. Weiss. No quería ahondar en un recuerdo tan doloroso, aunque sin duda yo y nuestros televidentes aplaudimos su sinceridad y valentía.
En esos momentos se produce un zumbido en la pantalla de la televisión y el programa se interrumpe por motivos técnicos. Los personajes que estén presentes en el Luv-affair pueden hacer una tirada de Percepción + Alerta (dificultad 8) para percibir algo en la marea de cuchicheos que sucede a las declaraciones de Jordan Weiss. Con al menos un éxito los personajes detectan cierta información interesante. Al parecer Alexander Weiss no murió en un accidente como se creía, sino que fue Abrazado. Varios Vástagos (posiblemente contactos) confirmarán que Alexander Weiss reside actualmente en Nueva Orleáns y es un arconte del Clan Ventrue.
La velada concluye de una forma un tanto accidentada. El enchufe de la televisión chisporrotea y una de las cortinas se incendia provocando la inquietud en algunos vampiros (tirada de Coraje, dificultad 6). Un camarero pone fin al incendio interviniendo de forma decidida con un extintor. Si algún Vástago cae en Rötschreck, bien, eso ya es otra cuestión. En cuanto al incendio, se trata de un cortocircuito perfectamente natural (aunque tal vez desate la paranoia de más de un personaje).

CAPÍTULO DOS: EL PRÍNCIPE

Pocas noches después el Príncipe Marcel (o tal vez un mentor o antiguo en contacto con los personajes al que le deban algún favor pasado) llama a uno de los personajes para que extienda entre sus compañeros el siguiente aviso:
-Nos encontramos ante una amenaza para la Mascarada. El arconte Alexander Weiss ha abandonado su posición y creemos que tratará de ponerse en contacto con su hermano mortal Jordan Weiss. Si lo veis, hacedle saber que su trasgresión de las Tradiciones de Caín no será permitida y si persiste en su empeño suicida, tratad de impedirlo o avisad a la autoridad Cainita competente. Cualquiera que trate de ayudarle recibirá un castigo similar.
No tarda en extenderse esta advertencia, y algunos jóvenes anarquistas (Jake Almerson entre ellos) afirman que el Príncipe ha prometido la sangre de Alexander a quien lo lleve ante su presencia. Por supuesto, esta afirmación es una exageración falsa, pero los anarquistas no se lo piensan dos veces a la hora de cebarse en un arconte caído de su posición.

CAPÍTULO TRES: ALGUNOS INDICIOS

Si se unen a la búsqueda de Alexander Weiss existen varias posibilidades a la hora de consultar:
-Los Nosferatu de Nueva Orleáns: Realmente saben poco más que el resto de los Vástagos sobre el asunto, aunque aderezarán convenientemente su información para no quedar mal ante sus clientes.
Saben que Alexander Weiss es un Ventrue (premio), pero no pertenece a la progenie del Príncipe Marcel, al que parecen gustar los jóvenes atractivos. Alexander es un arconte del Justicar Xaviar (si los Gangrel han abandonado la Camarilla en tu Crónica sitúa el nombre apropiado) pero no parece estar en buenas relaciones con sus compañeros arcontes.
-Los arcontes de Nueva Orleáns: Ben Gunn, del Clan Brujah, es el portavoz de los arcontes de la ciudad. Los Nosferatu y la mayoría de ancillae y antiguos saben cómo contactar con él.
La información de Ben Gunn requiere algún tipo de contrapartida, no obstante, se referirá a Alexander Weiss como:
-…un maricón sin agallas, seguía mezclándose con los mortales como un niñato huérfano. Si Xaviar y Marcel no lo hubieran enrolado a la fuerza yo lo habría freído con un bidón de queroseno. Creo que había roto la Mascarada en la ciudad de donde vino pero como se le ocurra hacerlo en Nueva Orleáns tiene las noches contadas.
Según Ben Gunn Alexander Weis había sido condenado a muerte por revelar su condición vampírica a varios mortales. Como su sire tenía cierta posición en la Camarilla la pena fue rebajada a un Vínculo forzoso de Sangre y a expiar sus culpas trabajando para el Justicar Xaviar como informador, que se lo trajo a Nueva Orleáns. Al parecer Alexander es demasiado escrupuloso con los mortales y demasiado sentimental. Concluye diciéndole a los personajes que si lo ven, le harán un favor clavándole una estaca entre ceja y ceja.
Ben Gunn también sabe, aunque no lo revelará a menos que se le pregunte con qué tipo de mortales se relacionaba Alexander, que trabajaba en el restaurante Bourbon, en el barrio francés “un vampiro camarero ¿te imaginas tamaña estupidez?” Ben Gunn revisó el local y el refugio de Alexander pero sin resultados (se dio demasiada prisa y se adelantó, Alex no estaba allí, y no se le ocurrió dejar vigilancia).
-Otros: El Príncipe Marcel dispone de tanta información como Ben Gunn, aunque ignora que Alexander trabajaba como camarero. Sin embargo, sus chiquillos Christopher y Anthony sí conocen este detalle.
Jordan Weiss o algún periodista podrían proporcionar datos sobre la vida de Alexander Weiss. Una visita a unos archivos periodísticos o a internet podría producir como resultado (tras una búsqueda) que en efecto, Alexander murió en 1991 en Milwaukee, atrapado en un enfrentamiento entre bandas callejeras. Su cuerpo fue enviado a Washington D.C. e incinerado en el panteón familiar. La Sra. Weiss murió de un fallo cardíaco pocos meses después, debido a la impresión sufrida, y Jordan fue enviado a un colegio privado de Nueva Orleáns, donde cayó en el alcoholismo, aunque se rehabilitó dos años después, dedicándose plenamente a su carrera política y familiar.
Realmente Alexander fue Abrazado y poco después cometió el error de ponerse en contacto con su madre, a la que reveló su verdadera naturaleza, esperando mantener el secreto. Sin embargo, resultó traicionado por otro vampiro, al que consideraba un amigo de confianza y juzgado por la Camarilla de Milwaukee. La Sra. Weiss fue “despachada” para evitar que se convirtiera en una amenaza para la Mascarada y se hizo creer que había sufrido un ataque al corazón. Sólo Alexander conoce esta información.
Una entrevista con Jordan Weiss puede resultar difícil, ya que el candidato demócrata está muy ocupado con la campaña electoral y se sentirá ofendida si se entera de que los personajes están ahondando en una herida del pasado. Por otro lado, varios arcontes están vigilando a Jordan por si Alexander se presenta y podrían tomarse a mal la intromisión de los personajes (su presencia podría alertarle).

CAPÍTULO CUATRO: ¿DÓNDE TE ESCONDES, ALEX?

El refugio de Alexander:

Si hablaron con Ben Gunn o el Príncipe Marcel, es posible que los personajes tengan una cierta idea sobre la localización del refugio de Alex. De lo contrario, siempre pueden utilizar sus contactos entre la comunidad vampírica. Algunos de sus amigos le han hecho visitas en ocasiones a un apartamento alquilado en el Barrio Francés.
Cuando llegan a su refugio, un estudio de habitación y baño bastante discreto y barato, lo encontrarán impoluto y ordenado, aunque una tirada de Percepción + Investigación (dificultad 7) revelará que el lugar ya ha sido visitado y revisado, aunque se han tomado las molestias de dejarlo todo en su lugar. Lo más destacable es una biblioteca de cultura general y unos apuntes de francés extendidos sobre una mesa de estudio. Aparte de eso se encontrarán con un guardarropa muy usado de un chico joven. Si alguien se molesta en registrar el buzón encontrará entre la correspondencia de esa mañana un recibo de la luz, un anuncio de alcohólicos anónimos, un panfleto de propaganda de los Hermanos Unidos de Jesús Retornado y un recibo de la tintorería advirtiendo que el uniforme del sr. Weiss está listo. Si se presenta el recibo y lo pagan, la dependienta entregará a los personajes un uniforme de camarero recién planchado, gris, blanco y negro con el anagrama del restaurante Bourbon.
Si visitan el refugio comenzaron a ser seguidos por Roger, un Nosferatu que también está buscando a Alexander. Roger avisará a Ben Gunn si no se le presenta la oportunidad de capturar a Alex él mismo.

En el restaurante Bourbon:

El “Bourbon” es un restaurante de cuatro tenedores situado cerca del final del Barrio Francés. Es un local muy elegante pero astutamente dirigido hacia el turismo mediante una competente política de precios. El dueño, Matt Barrymore, no sabe nada de lo que le ha ocurrido a Alex, y mucho menos que sea un vampiro. Matt es un tipo bastante locuaz y con un profundo olfato para los negocios, y podrá decir que Alex es un camarero bastante competente que trabaja varias horas seguidas sin rechistar. Su empleado le dijo hace tres noches que tenía que cuidar de un pariente enfermo, así que le adelantó una semana de vacaciones.
Los compañeros de trabajo de Alex poco más podrán aportar, excepto que era un tío bastante majo, aunque en una ocasión les había dicho que tenía ciertos problemas con el alcohol y que estaba tratando de dejarlo, por eso no solía irse de juerga, y por lo menos en el trabajo, jamás probó una gota.
Uno de los camareros (Percepción + Medicina, dificultad 7) se muestra bastante pálido, y de hecho, su jefe le dice que se siente y descanse un rato, pues parece bastante mareado. A primera vista no presenta señales de mordiscos. Un examen más profundo revelará una zona enrojecida en el cuello sin mordeduras. El camarero, un joven llamado Arthur McRae, dice que es culpa del frío de la cámara frigorífica, que lo deja a uno debilitado.
Realmente Alex se encuentra oculto en la cámara frigorífica del restaurante, alimentándose a pequeños intervalos de quienes van allí a buscar algo y Dominándolos sutilmente para que olviden lo sucedido.
Alex se encuentra muy asustado. Su primera intención al saber que su hermano Jordan iba a venir a Nueva Orleáns era visitarle y tranquilizarle sobre su estado. La entrevista televisiva fue muy dolorosa para él. Pero tras meditar con calma y con gran esfuerzo por su parte consideró que semejante acción sería una locura. Aparte de la impresión que podía causarle a Jordan temía las represalias y medidas que podrían tomar los vampiros contra su familia para proteger la Mascarada. Por otra parte, que su hermano viniese a Nueva Orleáns de forma tan imprevista y decidiera iniciar su carrera política en Luisiana teniendo en cuenta que el feudo político tradicional de los Weiss se encuentra en Wisconsin y Washington D.C., le parecía tanto sorprendente como sospechoso.
Alex cree (correctamente) que otro Vástago ha atraído a su hermano a Nueva Orleáns para provocarle o quizás chantajearle. Considera que lo más probable es que el Justicar Xavier o el Príncipe Marcel lo estén poniendo a prueba o quieran asegurarse su buen comportamiento, pero no está seguro.
Sin embargo, aunque Alexander había decidido actuar como si nada hubiera ocurrido, fue atacado por una cuadrilla de vampiros que intentaban detenerle en nombre del Justicar Xaviar por haber violado la Mascarada. Consiguió huir con facilidad y sin saber de ocultarse, decidió meterse en el primer lugar que tenía a mano, el restaurante Bourbon, después de que Ben Gunn lo hubo registrado.
Alex no se imagina que los vampiros que le atacaron era una manada del Sabbat, que están tratando de hacerle caer en desgracia en la Camarilla y presionarlo.
Si los personajes descubren el escondrijo de Alex (está dentro de la cámara frigorífica y durante el día duerme en alguno de los arcones) y lo abordan con cautela y diplomacia es decir nada de “¡Alex, te traemos un recadito de Ben Gunn!” accederá hablar y contará lo que sabe. De lo contrario tratará de huir (tiene 5 dados de Destreza + Atletismo). Si se le amenaza con hacer daño a cualquiera de sus amigos del restaurante se entregarán sin oponer resistencia. Si es entregado a Ben Gunn, asunto concluido.
Por otro lado, si fueron seguidos por Roger, el espía Nosferatu, sin que nadie lo percibiera, en cuanto encuentre a Alexander avisará a Ben Gunn y sus arcontes, que atacarán a los personajes en cuanto se hayan alejado del restaurante si no les entregan a Alex por las buenas.

CAPÍTULO CINCO: LOS LUCHADORES POR LA LIBERTAD

Poco tiempo después, si han hablado con Alexander, una tremenda noticia llegará a la televisión. Al parecer un grupo de terroristas de ideología izquierdista hizo acto de presencia en la sede del partido demócrata durante un discurso del candidato Jordan Weiss y hubo un intercambio de disparos con las fuerzas de seguridad. Varias personas resultaron heridas pero no hubo que lamentar víctimas. En estos momentos la policía y el FBI están persiguiendo a los terroristas.
Realmente el Sabbat ha lanzado un ataque contra a sede del partido demócrata para distraer a los arcontes que estaban vigilando a Jordan Weiss. El príncipe Marcel enseguida actuó poniendo en marcha a los medios de comunicación que trataron la noticia como si se tratara de un atentado terrorista. Los seguidores del príncipe se movilizaron buscando testigos que pudieran amenazar la Mascarada y eliminando sutilmente pensamientos subversivos mediante el uso de la psicología y la Dominación.
Mientras esto ocurría, el líder de los Sabbat, Philippe Navital, se escurrió entre la confusión y se introdujo en el coche privado de Jordan Weiss.
Los “terroristas” huyen, aunque la policía consigue capturar a uno, que se suicida (un ghoul no muy avispado que muere sin lograr el Abrazo prometido por sus amos). Si los personajes reemprenden la persecución se darán cuenta de que los fugitivos están fuera de su alcance, tomando la carretera en dirección a Florida y territorio Sabbat. Si el Narrador lo dispone, siempre puede emprender una enloquecida persecución tras unos motoristas bastante feroces que no permitirán antes de ser capturados. Si las cosas van bastante mal para el Sabbat, y están a punto de ser alcanzados, uno de ellos se reirá en dirección a los personajes y gritará:
-¡Estúpidos! ¡Mientras perdéis el tiempo vuestro querido político se convierte en uno de los nuestros!
Los personajes deberían darse cuenta de que si no abandonan la persecución, Jordan Weiss podría terminar muy mal…y los vampiros del Sabbat podrán salvar su pellejo. Si los personajes no hacen caso e insisten en masacrar a los Sabbat, estos lucharán hasta la muerte si son alcanzados. Pasa directamente al epílogo.

CAPÍTULO SEIS: EN CASA DE JORDAN

Tras viajar en el maletero del coche de Jordan Weiss, Philippe Navita acompaña al político demócrata sin que éste lo sepa. Una vez el coche se detiene en el garaje de la casa de Jordan (un apartamento de lujo al oeste del lago Pontchrtraine), Philippe sale del maletero, pero es descubierto por uno de los guardaespaldas de Jordan, que le vacía un cargador entero encima. Esto no detiene a Philippe, que entra en un Frenesí de rabia y ataca deshaciéndose del guardaespaldas en cuestión de segundos. El otro guardaespaldas, tras comprobar el destino de su compañero, realiza una nueva serie de disparos contra Philipe, mientras Jordan llama a la policía a través de su teléfono móvil.
Si los personajes han dejado a los Sabbat tranquilos en su viaje de vuelta a Miami, tal vez podrán llegar a tiempo de rescatar a Jordan, o tal vez se les haya ocurrido seguir al político para protegerlo de otros “terroristas”. En ambos casos tendrán que enfrentarse con Philippe. Si se ve en apuros, el líder puede invocar con su Presencia a dos asesinos de la Mano Negra que vigilan las inmediaciones de la casa de Jordan por si ocurre algún imprevisto. Si las cosas se ponen feas para los personajes podría haber algún arconte en las cercanías (la mayoría de los que había acudieron a la sede del partido demócrata tras el ataque) enviado por el Príncipe Marcel para mantener a Jordan vigilado. En cualquier caso, el equilibrio del combate queda en manos del Narrador.

EPÍLOGO

En cualquier caso, a pesar de su creciente popularidad, Jordan Weiss retira su candidatura unos días después. La tradición republicana de Luisiana se impone en las urnas y los demócratas pierden, aunque por un estrecho margen, el mejor resultado del partido en varias décadas.
El Príncipe se encarga de eliminar cualquier amenaza para la Mascarada, o bien utiliza a sus servidores en los medios de comunicación para que no aparezcan noticias comprometedoras.
Alexander Weiss (si sobrevive) se encuentra en secreto con su hermano camino del aeropuerto de Nueva Orleáns. Utilizando sus contactos se hace pasar por el chofer de Jordan y le revela su naturaleza vampírica. Mientras la limusina da vueltas por la ciudad le cuenta todo lo ocurrido desde que se separaron. Tras este emocionante reencuentro (sniff, ¡qué bonito!) utiliza su poder de Dominación para borrar la mente de Jordan de su encuentro, dejándolo únicamente con la sensación de que su hermano se encuentra bien y que no debe preocuparse. Sin saber cómo Jordan se encuentra sentado en la sala de espera del aeropuerto con un billete en el bolsillo y un nebuloso recuerdo de su viaje en limusina (llega a tiempo de coger el vuelo a Washington D.C. pues el avión llega con varias horas de retraso).
En cuanto a los supervivientes del Sabbat siempre pueden volver clamando venganza para dar la vara a los personajes en otra ocasión pero por ahora dejémoslos en su retiro de Miami.

El Príncipe Marcel se reunió con su hermano en las afueras de su plantación familiar. La satisfacción se leía en cada uno de los rasgos de su rostro, oscurecido por la sombra de la hojas de un sauce, tenuemente iluminado por la luz del porche de la mansión.
-Todo ha salido a pedir de boca, Marcel. Nuestro candidato ha ganado las elecciones y el Sabbat ha dejado de ser una molestia, al menos por el momento.
-Sí, nuestros peones han actuado bien. Y si se presenta una nueva amenaza estarán curtidos para volver a actuar.
-Así es. Por cierto ¿quién crees que debería ganar las próximas elecciones?
-Sabes que siempre me he sentido atraído por los elefantes, aunque creo que en las próximas elecciones debería ganar una tozuda mula para variar.
-¿Y un candidato independiente?
-¿Bromeas? Nadie es independiente en los tiempos que corren –contestó el Príncipe de Nueva Orleáns con una sonrisa.

APÉNDICE

El Narrador encotnrará de gran ayuda para esta aventura el manual de Nueva Orleáns Nocturno, aunque la aventura puede ser trasladada a cualquier ciudad con unos cuantos ajustes y cambios.
Philippe Navital (no confundir con Philippe de Chicago Nocturno) es un antitribu Ventrue de 8ª Generación Abrazado durante el siglo XVIII. Su intención al intervenir en las elecciones del estado de Luisiana era atraer a Alexander Weiss a la causa del Sabbat. Philippe planeaba secuestrar a Jordan Weiss y utilizarlo como rehén para chantajear a su hermano, presionándolo para que actuara como espía en el seno de la Camarilla. Desgraciadamente Philippe no podía intervenir en Washington, donde vivía Jordan, pues carecía de agentes en esa ciudad, por lo que lo atrajo hacia Nueva Orleáns tanto por su proximidad a su base de operaciones como para presionar a Alexander Weiss mediante el odio de los Vástagos locales de la Camarilla. Creía que de una forma u otra Alex terminaría uniéndose al Sabbat o trabajando para la secta.

Print Friendly
This entry was posted in Cajón de Sastre, Historias, Vampiro and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *