Cuadrillas para la Gehena

En este artículo presento dos grupos de vampiros dedicados a desentrañar los secretos ocultos, especialmente en lo referente a Antediluvianos, Matusalenes y otros vampiros antiguos. Uno en la Camarilla y otro en el Sabbat, ambos se parecen en su función pero se diferencian mucho en su desarrollo, como no podía ser de otra forma, al provenir de filosofías opuestas. Cada una se acompaña con una descripción de algunos de sus miembros, y también con sugerencias para el uso en sus crónicas por parte de los Narradores. También doy alguna idea que podría usarse para crear cuadrillas de este tipo independientes.

Grupo de Investigación Paranormal

La carta de fundación del Grupo define “paranormal” como todo aquello que escapa al conocimiento común de los Vástagos. Es un equipo de Arcontes con perfil ocultista creado para desentrañar los secretos del Mundo de Tinieblas: extrañas criaturas, apariciones fantasmales, antiguos vástagos de ascendencia desconocida, etc.

La Camarilla por lo general no suele arañar en los secretos de la Historia cainita, según las malas lenguas porque los antiguos no quieren exponer sus secretos, pero algunas veces necesita combatir en este ámbito contra facciones Sabbat o independientes.

Historia

La idea de crear el grupo surgió cuando la Justicar Ventrue Lucinde se enfrentó a operaciones Setitas que tenían que ver con búsquedas de reliquias y cainitas antiguos. Sin experiencia en el campo ocultista, se vio desbordada por las Serpientes. Finalmente, recurrió a la ayuda de los Tremere, pero encontró que los agentes reclutados eran muy secretistas, y guardaban su conocimiento para su verdadera lealtad: el Clan.

Para hacer frente a este tipo de situaciones, decidió crear un equipo de Vástagos capaces de desarrollar una investigación ocultista. En vez de poner al frente a un Tremere, como puede parecer lógico, prefirió que el control lo mantuviese el Clan Ventrue, mientras que los Brujos siempre pueden aportar ideas y conocimiento.

Desde entonces nunca le ha faltado trabajo al grupo, pues en todos lados hay sucesos extraños y rumores de Vástagos antiguos y amenazadores. La cantidad de áreas que acometer desborda continuamente al grupo, y al final la estrategia suele ser centrarse en los casos interesantes y aprender todo lo posible antes que intentar jugar a todos los palos simultaneamente.

Áreas de investigación

Una de las labores más comunes desde la creación ha sido ejercer de cazafantasmas. Cuando en algún lugar la actividad fantasmal es tan evidente como para poner en peligro la Mascarada haciendo al mundo consciente de la existencia de lo sobrenatural, el Grupo actúa intentando averiguar la forma de aplacar al espíritu. Según sus investigaciones y experiencia, los métodos más efectivos son o bien ayudar al muerto sin reposo a terminar sus asuntos en vida, o bien cercenar de raíz las cosas por las que aún siente apego y que le atan al mundo. Para el fantasma, es cuestión de suerte que un camino sea más fácil que el otro. No obstante, el Grupo suele dejar que rumores y pistas difusas escapen, lo suficiente para que los crédulos se convenzan y los escépticos lo nieguen. Los rumores e historias de fantasmas son una buena distracción para que mentes inquietas ignoren a los muertos más materiales que caminan entre ellos.

Debido a esta experiencia, ocasionalmente el Grupo es convocado también para lidiar con fantasmas que estén atormentando a Vástagos importantes. Salvar a un antiguo de esta molesta presencia otorga al equipo suculentas deudas que afianzan su poder, a veces impagables a la hora de realizar otro tipo de investigaciones. Ni que decir tiene que esta actividad con los Sin Reposo ha puesto en más de una ocasión al Grupo frente a miembros del Clan Giovanni que estaban relacionados con ellos, cuando no eran directamente la causa de la agitación del Más Allá.

La labor de aplacar a los muertos requiere inteligencia y experiencia, pero generalmente no el poderío sobrenatural de estos Vástagos. Por este motivo, últimamente el Grupo ha creado equipos de peones mortales que se puedan ocupar de la tarea, interviniendo ellos sólo si las cosas se complican. Esto deja tiempo a sus miembros para ocuparse de tareas más complejas y peligrosas.

Uno de los campos importantes en el inicio, fue la investigación de la amenaza Lupina, debido a la amenaza que suponen estas criaturas. No obstante la tarea ha sido peligrosa e infructuosa, lo que ha hecho que deje de ser una prioridad. Los Arcontes son lo suficientemente astutos para investigar a estos monstruos a través de agentes, Vástagos o ganado, y no arriesgar su propio pellejo.

El Grupo ha sido llamado ocasionalmente cuando Vástagos han entrado en conflicto con hechiceros mortales. En este aspecto los éxitos han sido también cuestionables, pues no cuentan con una buena capacidad para enfrentarse a esos rivales. Los Tremere tienen más experiencia en este campo, y por tanto se han demostrado más útiles. No obstante, el Grupo está haciendo lo posible por infiltrar agentes en cultos y círculos esotéricos, con la esperanza de desentrañar en lo posible los secretos sobre estos poderosos mortales.

Pero el asunto más interesante y crucial es la investigación sobre otros Vástagos. Siempre que puede, el Grupo se dedica a investigar la Historia Cainita, a recuperar fragmentos de libros perdidos, a localizar Vástagos realmente ancianos, y a tratar de averiguar cuáles pueden ser los verdaderos objetivos de clanes independientes como los Seguidores de Set o los Assamitas. Y, procurando que nadie lo sepa, averiguar lo que puedan sobre los misteriosos Vástagos padres de los clanes, los legendarios Antediluvianos.

Este campo de investigación les ha puesto muchas veces en medio de poco agradables conflictos. Con la experiencia han aprendido que los Matusalenes y otros Vástagos muy antiguos tienen a menudo más influencia y conexiones de las que esperaban. A veces han encontrado que su presa desaparecía, aparentemente informado por alguien. Otras veces eran presionados por Príncipes o incluso el propio Justicar les ordenaba que interrumpiesen la investigación. Sus operaciones sobre pistas de Antediluvianos siempre han sido vetadas. Por todo esto, el Grupo ha aprendido a trabajar guardando casi toda la información para ellos mismos, proporcionando a sus superiores las averiguaciones con cuentagotas. Todo esto en la medida que se lo permiten, pues los superiores no son estúpidos y se dan cuenta del juego. Todo esto ha creado una fuerte tensión entre el Grupo y los Justicar, que se plantean sobre si sigue siendo conveniente su existencia. A esto hay que sumar una considerable lista de enemigos que se han visto perjudicados por las investigaciones, o que temen que en el futuro expongan sus secretos.

A este respecto, los rumores dentro del Grupo de Investigación Paranormal son que algún Justicar podría haber creado otro grupo similar, al que se refieren informalmente como “Grupo B”. El propósito podría ser reemplazarles, vigilarles o sabotear sus investigaciones. También podría tratarse simplemente de otro equipo que investigue en paralelo otros asuntos, pero la paranoia respecto a este asunto es bastante grande.

Organización

El Vástago a la cabeza del Grupo es conocido como Director, y es nombrado por el Justicar Ventrue. El resto de miembros tiene igual rango, y deben obedecer sus órdenes, aunque el reducido número, el peligro de la actividad y la necesidad de unir los aportes hace que el contacto sea cercano y las decisiones se tomen generalmente por consenso, decidieno el Director en caso de desacuerdo.

Todos los miembros del Grupo son Ancillae, al menos en el momento de ser reclutados. Con frecuencia emplean a Vástagos más jóvenes, pero son considerados peones y no miembros del mismo. Su carta de fundación prohíbe introducir a chiquillos de Vástagos que hayan sido miembros.

Todos los miembros conocen el Latín y otras lenguas muertas, esenciales para sus investigaciones. Siendo los miembros de distintas nacionalidades, habitualmente se comunican en aquel idioma, ya que aunque no es ni mucho menos una lengua totalmente segura, sí dificulta un poco la escucha por parte de oídos indiscretos, y a veces ha resultado crucial en situaciones de acción.

Dependiendo de la naturaleza y el peligro de la misión, los miembros operan autónomamente o se mantienen unidos. También operan a través de todo tipo de recursos: empresas, peones mortales e influencias en los Vástagos.

Miembros

Los siguientes son algunos de sus miembros actuales. El Narrador puede completar algunos más, pero el equipo no debería ser demasiado grande.

Alphonse Hindersburz, Director (Ventrue alemán)

El linaje de los Hindersburz se remonta a los tiempos de la Larga Noche. Familia aristócrata, guerrera en aquellos tiempos, terrateniente y empresaria ahora, un linaje del Clan Ventrue se ha mantenido Abrazando a sus miembros más prominentes.

Alphonse estaba intrigado por la extraña enfermedad que afectó en distintos momentos de la historia a los cabezas de familia más brillante, acabando con su esmerada trayectoria. Aunque la mayoría de las pistas habían sido diligentemente borradas, el curioso muchacho fue capaz de hacer avances más sorprendentes.

Los Vástagos entre la familia observaron que si Alphonse seguía indagando y compartiendo sus averiguaciones con sus familiares, la misma Mascarada podría estar en peligro. Entre elimnarle, subyugarle mentalmente o darle la inmortalidad, se decidió que la audacia, inteligencia y dedicación de Alphonse serían una buena aportación al Clan, a pesar de que su linaje mortal no era tan puro como se solía exigir.

Una vez hubo aprendido, con enorme interés, los conocimientos que le ofrecían sus mentores, la curiosidad de Alphonse se dirigió hacia todos los asuntos ocultistas de su alcance. Se reunió con Vástagos de inquietudes similares, aquellos dispuestos a compartir sus conocimientos, y acumuló en su biblioteca volúmenes esotéricos de todo tipo, a pesar de que muchos de ellos o la mayoría no contenían información verídica. Estas cualidades, así como su edad, le hicieron perfecto para el Grupo en el momento en que se estaba conformando.

Poder e influencia: Alphonse controla varios círculos esotéricos y tiene una vasta red de contactos para la obtención de material ocultista. A través de otros miembros de su familia, puede conseguir puntualmente financiación bastante generosa. Alphonse ha acumulado una ingente cantidad de conocimiento para un Vástago de su edad, que además viene respaldado por su enorme biblioteca. Desgraciadamente este conocimiento incluye tantos hechos ciertos como falsos, por lo que más de una vez ha servido de distracción más que de ayuda. Por otra parte, como Director generalmente es considerado receptor de la mayor parte de deudas de gratitud que acumula el Grupo.

Papel en el grupo: No es la criatura maquiavélica que encarnan otros miembros de su Clan, pero es un jefe prudente y razonable. Tiene la capacidad de escuchar y aunar la voluntad del grupo, lo que finalmente le ha llevado al éxito y a que su liderazgo no sea desafiado.

Pedro Salcedo, magus (Tremere argentino)

Aficionado al ocultismo y los secretos de la mente, aunque pueda ser un tópico, se ganaba la vida como psicólogo. Sus indagaciones en el mundo de lo paranormal le pusieron en contacto con el Clan de los Brujos, quienes vieron que se movía en este mundo con inteligencia y sentido crítico.

Pedro había colaborado antes en otras organizaciones junto a otros clanes, por lo que fue considerado un elemento fiable tanto por su clan de origen como por los demás.

Poder e influencia: Salcedo tiene contactos en bastantes Capillas Tremere, los cuales a su vez pueden hacer de intermediarios para otras. También mantiene contactos en círculos ocultistas, en universidades y asociaciones de psicólogos y psiquiatras, algunas de ellas con ideas poco aceptadas por la comunidad. En el aspecto económico, tiene una cantidad considerable de ahorros en la Bolsa, gestionados por un agente. Y luego están sus poderes taumatúrgicos, claro, aunque no son superiores a los de un Tremere medio de edad similar.

Papel en el grupo: Con sus poderes mágicos, dispensa un apoyo fundamental al grupo, especialmente en operaciones especiales. También sirve de intermediario entre él y las Capillas o Vástagos Tremere, quienes muchas veces tienen información relevantes para sus investigaciones. El precio suele ser información sobre el propio Grupo, pero raramente el resto de miembros lo sabe. Y es que el papel de Pedro a caballo entre dos lealtades es tan compicado como sólo él puede saberlo.

Aimee Bodin, soldado (Ventrue noruega)

Aimee fue abrazada por tener el linaje aristocrático y las cualidades exigibles a un Ventrue. Sin embargo, habiendo sido traída a una ciudad antigua y consolidada, no encontraba oportunidades para destacar entre Vástagos que le llevaban mucha ventaja, y habían acumulado unas habilidades y recursos muy superiores a los suyos. Decidió entonces que se haría útil por algún medio.

Habiendo sido hija y esposa de militares, conocía superficialmente este mundo. Decidió que en el campo marcial había espacio para hacerse con prestigio. Es cierto que nunca podría ser rival en combate con Vástagos más antiguos, pero también que estos estaban anclados en tácticas militares e incluso armamento que había quedado desfasado, y en especial en aquel momento en que las armas de fuego eran mucho mejores y los ejércitos cambiaban con rapidez. Además, los Vástagos más antiguos eran reacios a arriesgar su vida, y ella tenía la oportunidad de obtener victorias en el campo.

Concienzudamente, empezó a estudiar todo lo que se podía saber sobre la guerra y los ejércitos. Simultáneamente, se entrenó para conocer y dominar las armas. Cuando tuvo la formación suficiente, se lanzó a la caza de Sabbat y Anarcas, obteniendo éxitos tan achacables a su visión estratégica, como a su audacia y suerte.

Había conseguido el objetivo de labrarse un modesto nombre cuando el Grupo de Investigación Paranormal buscaba un Vástago capaz de combatir, pero a la vez dedicado y fiable. Aunque el equipo ya tenía capacidad militar a través de ghouls y soldados, había encontrado que en ciertas situaciones habría sido ventajoso contar con un Vástago con el poder suficiente, especialmente en operaciones delicadas que no permitiesen andar rodeados de una veintena de guardaespaldas.

Poder e influencia: Bodin cuenta con varias células de combate a su servicio. También cuenta con una red de favores de Príncipes y Antiguos a los que ha ayudado militarmente, y sigue haciéndolo cuando no está trabajando para el Grupo, así como Vástagos a los que ha ayudado a formarse. En lo económico, cuenta con algunas empresas pequeñas que le permiten adquirir armamento. En cuanto al combate, es una luchadora formidable. A pesar de ser una tarea mareante para un Vástago de cierta edad, hace el esfuerzo de estar siempre al día de las nuevas armas, equipamiento y las estrategias de los ejércitos modernos.

Papel en el grupo: Aimee no tiene el perfil ocultista del resto de miembros, ni su capacidad de investigación. No obstante, su labor es magnífica a la hora de dotar al grupo de fuerzas de asalto y equipamiento de todo tipo, no sólo armas. Igualmente, su formación permite diseñar los planes de asalto de forma eficaz. Su habilidad en combate es una seguridad para operaciones que requieren la implicación de los miembros del grupo. Su mayor debilidad es la merma de Humanidad que supone dedicar su no vida a la matanza de otros Vástagos. Aimee no lo tiene fácil para moverse entre el ganado, y su falta de Autocontrol ha supuesto un problema grave en situaciones de tensión.

Tan Ning, espía y asesino, (Malkavian chino)

De origen muy pobre, Ning tuvo que emigrar a EEUU a ganarse la vida. Su brazo se quedó lisiado en una fábrica, y su condición le impidió encontrar un trabajo honrado. Su fuerza vital y resolución eran más fuertes que las adversidades, y encontró la forma de salir adelante, aunque no fuera una forma honrada. Empezó a trapichear incansablemente, hasta meterse en cada negocio turbio se su pequeña ciudad.

Su nueva posición le puso como peón de un Malkavian dispuesto a controlar el mundo del crimen. Después de un tiempo, su amo estimó que había perdido eficiacia, y que eso se debía a que su control directo ahogaba su imaginación e iniciativa. El Vástago lo introdujo en el Clan, para que siguiera haciéndole los mismos favores como chiquillo.

Viéndose como sirviente de otro vampiro, y percibiendo que a su vez su sire rendía pleitesía a otros de la Estirpe, Ning empezó a obsesionarse por la Yihad y el control de unos vampiros por otros. Su sangre ayudó a empujar rápidamente esa obsesión suya, y empezó a trabajar para intentar averiguar los mecanismos de control y quién podía estar detrás de todo. Sin tapujos, empezó a abordar a otros Vástagos con esos temas, y más tarde trapicheaba con información, favores, dinero y todo, en unas redes tan intrincadas y confusas como permitían el número de Vástagos de su ciudad de residencia. También espiaba frecuentemente a otros Vástagos, pues no confiaba en ninguno, e incluso se atrevía a fisgonear a los Nosferatu, de los que pensaba (y piensa) que tramaban algo gordo.

Su red de favores e información se extendió fuera de sus dominios, y llegó hasta algunos de los peones del Grupo, que encontraron que sus habilidades podían servirle.

Poder e influencia: Tan Ning posee unas redes de influencia tan extendidas e intrincadas que sólo él comprende. Estas redes incluyen a Vástagos, criminales, policías, políticos, empresarios y comerciantes, y lo que es peor, mezclan los asuntos de todos con todos. Su dominio de la Ofuscación también le permiten ejercer el espionaje directo, e incluso es un asesino decente, a pesar de su brazo inútil. A modo de arsenal, conoce un montón de secretos de Vástagos que puede usar para chantajearlos. Curiosamente, no tiene demasiado poder económico, pues el dinero que obtiene con sus actividades rápidamente se gasta en pagar informadores, favores, etc.

Papel en el grupo: Su labor es fundamental a la hora de conseguir información sobre Vástagos y organizaciones. También tiene un decente conocimiento ocultista, obtenido en su búsqueda por desentrañar la Yihad. Como se ha dicho, también ejerce de espía y, sólo ocasionalmente, de asesino. Desgraciadamente, su temor por ser controlado le hace desconfiar de los miembros del grupo, por lo que comparte con ellos la información imprescindible para llevar a cabo las misiones. Incluso ha llegado a dar información falsa para ponerles a prueba. De todos los miembros, él es seguramente el más problemático y el que menos colabora.

Usos para el Narrador

He dejado espacio para que si lo desea, el Narrador pueda introducir a los personajes dentro del Grupo. Si se quiere dar más libertad de movimientos, los personajes también podrían formar parte del temido grupo B, posiblemente dirigiéndolo ellos mismos. En caso de ser del Grupo principal, el B puede dar una dosis de paranoia, pero el papel exacto queda a discreción del Narrador.

Los personajes también pueden ser Neonatos que sean reclutados para trabajar para el Grupo, pero no serían introducidos como miembros de pleno derecho. El Grupo también puede formar labores de apoyo, ayudando a los personajes o dándoles información, pero siempre que ello repercutiera en sus intereses.

Para personajes Sabbat, incluso para independientes, el Grupo de Investigación Paranormal ofrece una posibilidad para la puntual e improbable colaboración entre Sectas. Los personajes y los arcontes podrían estar investigando el mismo fenómeno, y darse cuenta de que es una amenaza común.

Otra opción es usarlo como antagonistas. Sean Sabbat, equipos de independientes con intereses similares o incluso Camarilla que se ven amenzados por la intervención de los arcontes, el conflicto es probable. Ha de tenerse en cuenta que los miembros son experimentados e inteligentes, por lo que evitarán el peligro directo en lo posible, utilizando sus fuertes influencias para lidiar con cualquier amenaza. Derrotar directamente a un equipo de Ancillaes de este poder es casi imposible para personajes normales. Evitarles o frustrar sus planes puede ser difícil, pero asequible.

Los Salvadores de la Verdad

Si algo sabe hacer el Sabbat, es mantener la guerra en su punto álgido. En cada palmo que se les permite, las manadas atacan incansablemente, los exploradores se infiltran, la Mano Negra asesina a los obstáculos externos e internos y en su territorio las cofradías se enfrentan en peligrosos juegos con el objetivo de fortalecer a sus miembros, o eliminar a los débiles. No hay tregua para derrotar a la Camarilla, los peones de los Antediluvianos.

Pero, ¿qué ocurrirá el día de la Gehena? ¿Qué hará la secta con ese impresionante ejército no muerto? ¿Acaso saben dónde están esos terribles enemigos y cómo se les puede combatir.

La manada bautizada como Salvadores de la Verdad se mueve entre los límites de la Yihad, buscando constantemente pistas sobre los verdaderos enemigos del Sabbat que puedan salvar su mundo cuando el Apocalipsis se desate.

Historia

Esta manada ha sido fruto de una obsesión del cainita conocido como Salvador Cristiano. Tras el fin de la primera guerra civil Sabbat y el Pacto de la Compra, este vampiro convenció a un recién nombrado priscus Tzimisce de que la guerra contra la Camarilla por sí misma no podría derrotar a los Antediluvianos. Según su punto de vista, la guerra sólo serviría como base, pero era necesario averiguar los secretos de los vampiros antiguos, y de cuáles podrían ser las formas de derrotar a criaturas tan poderosas.

Formar la manada no resultó fácil, las facciones Lasombra y Tzimisce todavían andaban resentidas por la guerra, y los Guardianes temían que, dirigida por un Demonio, resultase un arma en manos de sus enemigos. Salvador podría haber creado la manada el mismo, pero quería tener el apoyo de los priscus para poder tener un cierto prestigio a la hora de entrar en territorios Sabbat. Finalmente se llegó a un acuerdo y se formó un grupo bajo el control del Consejo de Prisci.

En el transcurso de sus aventuras, muchos miembros han caído en sus peligrosas misiones, y tan solo Salvador ha sobrevivido entre sus miembros originales.

Áreas de investigación

Aunque sus andanzas les llevan de vez en cuando a todo tipo de ámbitos, los Salvadores están concentrados en buscar información sobre cainitas ancianos como Matusalenes y los elusivos Antediluvianos. Uno de sus objetivos favoritos son los vampiros precolombinos, pues piensan que pueden tener información olvidada por la tradición Europea.

Aparte de perseguir antiguos, la manada se reúne frecuentemente con Nodistas, y busca fragmentos del Libro de Nod y otros escritos antiguos con la esperanza de encontrar información sobre el paradero y debilidades de los Antediluvianos.

Organización

El líder y sacerdote de la Manada es Salvador, aunque está más interesado en imponer la línea general que cursos de acción particular.

La manada recluta a sus nuevos miembros entre elementos prometedores que pertenezcan de otras manadas. A veces se enfrentan a situaciones mediante Abrazos en masa, pero prefieren no cargar con novatos a los que haya que explicarles todo. Si es posible, endilgan a los supervivientes a otras manadas, y si no los abandonan a su suerte, preferiblemente en territorio enemigo. No se admiten miembros que no hayan sido capaces de abandonar la Humanidad y emprender una Senda de Iluminación, pues son considerados débiles, necios y pusilámines, y Salvador no cree que un vampiro con remilgos humanos tenga lo necesario para salir victorioso en la Gehena.

Los miembros procuran siempre mantener un número que les permita se eficaces, lo suficiente para abarcar sus investigaciones y enfrentarse a las amenazas, pero no demasiados para poder moverse operativamente y no llamar la atención en misiones delicadas, que suelen ser casi todas.

La manada sigue estando bajo el control oficial de los Prisci, pero actualmente se mueven de forma casi independiente, informando anualmente al Consejo y acudiendo a ellos sólo cuando necesitan su ayuda.

Además, tras la Segunda Guerra Civil Sabbat se impuso que habría un miembro de la Mano Negra en todo momento.

Miembros

Los siguientes son algunos de sus miembros actuales. El Narrador puede completar algunos más. Por lo general el resto de miembros no tiene más de unas décadas, y en ningún caso más de 200 años (salvo que el Narrador tenga una buena razón, claro).

Salvador Cristiano, sacerdote y líder (Tzimisce indígena mexicano)

Cuando nació como humano, entre uno de los pueblos dominados por los aztecas, los españoles acababan de llegar. Establecidos en una zona periférica, aún fue educado en su cultura natal. Era muy curioso y tenía una capacidad e aprendizaje inagotable. Se instruyó en todos los mitos y leyendas de su pueblo, pero tenía curiosidad por saber en qué creían los hombres blancos. Viajó hasta plazas españolas y se introdujo en ellas, adoptando el pomposo nombre de Salvador Cristiano. Su inteligencia y buena disposición a aprender la religión católica, le puso bajo las órdenes de un sacerdote. Aprendió todo lo que había que aprender sobre los Evangelios, y contrastó las creencias nativas con aquéllas, encontrando sus similitudes. Su buena disposición fue también aprovechada por los españoles para aprender lo que pudieran de sus pueblos, y el juicioso sacerdote pretendía usar esa información para encontrar el método de hacer más asequibles las creencias cristianas a los indígenas.

Su inteligencia no pasó desapercibida y fue introducido en el clan Tzimisce, que también andaba interesado en aprender la cultura local, con objeto de averiguar los secretos que pudieran conocer.

Salvador pasó sus primeras décadas aprendiendo todo lo que era posible averiguar desde su posición. En un principio estaba interesado en las distintas creencias espirituales dentro de la secta. Pero conforme pasó el tiempo y empezó a apreciar la no vida y todo el conocimiento que había acumulado, empezó a temer la Muerte Definitiva. Y por lo que había estudidado, ésta llegaría inevitablemente con la Gehena.

Según su concepción, la estrategia del Sabbat no serviría de nada contra los Antediluvianos. Podrían acabar con la Camarilla y gobernar el mundo entero, aunque lo más probable es que perecieran en una Guerra Civil si destruyesen la secta enemiga. Pero en el mejor de los casos, los Sabbat no sabrían ni cómo enfrentarse a los Antediluvianos. La idea de un campo de batalla con todos los Sabbat del mundo combatiendo contra trece antiguos le parecía simplista y ridícula. La Gehena tenía que formar otra forma, y el mayor problema es que no sabía cuál.

En ese momento Salvador empezó a tratar de labrarse un nombre y una serie de influencias, que le permitiese llegar hasta los más altos mandos de la secta y plantearles sus objeciones a la dirección de la secta. La Guerra Civil, aunque muy peligrosa, fue una oportunidad de oro para hacerse útil a una de las eminencias del Clan Tzimisce. La apuesta fue correcta y el susodicho fue una de las partes beneficiadas por el tratado de paz, llegando a la posición de Priscus.

Salvador expuso al nuevo Priscus sus preocupaciones sobre la estrategia del Sabbat, y aunque su protector no podía cambiar por sí mismo la estrategia de la secta, aunque hubiese querido, colaboraron juntos en diseñar la manada que operase en busca de esos secretos.

La dirección de la manada fue un motivo de disputa pues los Lasombra querían que la liderase uno de sus miembros. Los Guardianes presentaron a un experimentado nodista, argumentando que su conocimiento sobre los mitos de Caín le hacían el apropiado para el puesto. La disputa se resolvió en una competición de conocimiento sobre los mitos en la cuál consiguió prevalecer el Demonio gracias a su prodigiosa memoria.

El nodista se quedó en la manada como segundo, compitiendo contra él y trabajando con los Lasombra para buscar obtener el control. En una de las misiones, Salvador supo poner en bandeja, sin despertar sospechas, a su rival a un grupo de Setitas, que dieron buena cuenta de él.

Salvador actualmente dirige la manada hacia sus metas y se asegura de la pureza espiritual como sacerdote.

Es sorprendente que un vampiro con tanto interés en las nociones esotéricas y espirituales siga una senda tan mundana como es el Acuerdo Honorable. El motivo para ello, es que para poder mantener abierta la mente, prefirió evitar someterse a una fe que le impidiese revisar sus creencias. Debido a esta cuestión de conveniencia, el avance espiritual en la Senda es bastante limitado.

Poder e influencia: Salvador es todo un antiguo en estándares Sabbat. Pero, a pesar de su edad, no mantiene demasiados lazos con el mundo mortal. No obstante goza de un enorme prestigio y de una serie de favores entre reputados cainitas, especialmente de los ámbitos esotéricos y nodistas. Salvador ha hecho unos pocos amigos entre vampiros indepenedientes e incluso en la Camarilla, pues su visión de la Yihad le permite respetar a otros vampiros cuando son útiles para sus descubrimientos. Por supuesto, una de sus mejores bazas es que conoce prácticamente a todos los Priscus, e incluso algunos le aprecian.

Papel en la manada: Como se ha dicho, la libera a nivel espiritual y hacia sus metas finales. No obstante, consulta a sus miembros las estrategias para las operaciones, campo en el que no es tan bueno, o quizás le aburre más. En el campo ocultista, es una biblioteca en carne de todos y cada uno de los casos, así como de cualquier texto o conversación que haya tenido. Debido a su edad, también es el vampiro más poderoso en el plano físico. Por otro lado, ocupado en sus investigaciones, delega en sus hermanos para que le consigan víctimas o incluso toma sangre de ellos cuando no ha sido posible aquéllo.

Montgomery Jansen, nodista (Lasombra holandés)

Montgomery, pseudónimo para el nombre real Jacob, entró en uno de los planes del Sabbat para tratar de infiltrarse en Europa. Dirigidos por un Arzobispo Lasombra, la idea pretendía introducirse a través de los cultos esotéricos que estaban proliferando a principios del siglo XX. Un ghoul del Arzobispo observó a Montgomery ascender desde la base de la jerarquía hasta el círculo que encabezaba uno de estos cultos, y se le evaluó como alguien realmente valioso.

En cuanto pudo, no obstante, Montgomery escapó de un entorno tan peligroso para empezar una andadura en el Nuevo Mundo. Con la esperanza de sacar tajada, se introdujo en los Cultos a Caín, y se esmeró hasta convertirse en un nodista bastante competente. De camino, utilizó la plataforma que le ofrecía la Senda para aumentar su posición y ganar contactos y aliados entre sus correligionarios.

Montgomery fue elegido como reemplazo para el Lasombra que originalmente estuvo en la manada. El recibimiento fue frío al principio, especialmente por parte de Salvador. No obstante, ha sabido ganarse un hueco y el respeto del sacerdote.

El truco está en que no ha pretendido, como su predecesor, pisarle el terreno a Salvador. Tampoco podría competir con un vampiro mucho más antiguo que él. Montgomery ha demostrado ser bastante competente a la hora de las operaciones inmediatas.

Poder e influencia: El nodista tiene un conocimiento muy decente sobre la historia de la estirpe y las formas de su Senda, aunque en muchas ocasiones no es tan extenso como el de Salvador. También tiene como contactos a muchos nodistas reputados, que le pueden prestar apoyo investigador y logístico. A través de Dominación y vínculos de sangre, controla a varios líderes de cultos mortales. Estos raramente coinciden en las ciudades donde se realizan las operaciones, pero puede conseguir que algunos miembros se desplacen y hagan algunas funciones que no requieran mucha competencia. Las sectas que controla también ofrecen unos ingresos considerables, parte de los cuales pone a disposición de la manada.

Papel en la manada: Como se ha dicho, Montgomery generalmente propone los cursos de acción inmediatos a seguir. Mientras no intente controlar el rumbo de la manada Salvador no se siente amenazado. Es muy competente con la investigación y tiene unos conocimientos notables. Pone a disposición de la manada los cultistas títeres y suele ser quien se ocupa de Dominar a mortales y solucionar algunos problemas logísticos. Como contrapartida, a veces trata de desviar a la manada para buscar logros materiales o buscar el renombre a costa del subterfugio.

Pranab Andanan, agresor (Antitribu Assamita, indio)

Pranab fue uno de los soldados reclutados con urgencia para repeler un ataque en masa perpetrado por Ravnos en respuesta a una incursión de la Mano Negra sobre una ciudad india a mediados de los 80. Después de demostrar su valía sirviendo a su sire durante 14 años, Pranab viajó a México para ser introducido propiamente en la Mano. Su experiencia en terreno “exótico” y su experiencia con otros vampiros igualmente “exóticos”, como los Ravnos indios y los Kuei-jin, fueron suficientes para que se le asignase para sustituir a un miembro de la Mano caído en combate. En verdad parece que el puesto es peligroso.

Poder e influencia: Pranab era un soldado eficaz y ejemplar. El sobrevivir a un terreno tan hostil para el Sabbat como la India le ha convertido en un guerrero de primera, considerando su edad. Pero más allá de sus habilidades de combate no hay demasiado que pueda aportar.

Papel en la manada: Salvador expone a los miembros de la Mano a los papeles más peligrosos. Desprecia a Pranab por su falta de inteligencia y piensa que un soldado siempre puede ser prescindible, al contrario que un erudito. Pranab lucha tan bien como puede, y también aporta a los diseños estratégicos de las acciones marciales de la manada. Por parte de la Mano Negra, su papel es filtrar parte de la información que descubran a la Mano, y también estar saber si meten las narices donde no deben, aunque esto último no lo sabe ni el propio Pranab.

Usos para el Narrador

Los Salvadores de la Verdad pueden usarse de formas bastante equivalentes al Grupo de Investigación Paranormal.

El narrador puede optar por crear a los personajes como parte de la manada, o bien introducir a personajes veteranos en la misma. También puede usar la manada para inspirarse en otra manada similar, aunque probablemente dependiente de otras fuerzas (¿la Mano Negra?) o que opere independientemente.

Igualmente puede desarrollar un papel de apoyo en la crónica, o puede intentar conseguir el apoyo de la manada de los jugadores. En este caso, la manada no tiene ningún problema en trabajar con Camarilla o independientes, aunque obviamente habría complicaciones en ambas partes. Si el Narrador toma esa opción, hay que recordar que los miembros de la manada no tienen resto de Humanidad alguna, por lo que probablemente a la mínima harán acciones terribles a ojos de otros Vástagos más humanos. En este aspecto, Salvador es un miembro típico de su clan, un vampiro cortés y civilizado, capaz sin embargo de las peores fechorías.

Por último, también pueden ser antagonistas, quizás más peligrosos porque optan por la acción directa en muchas ocasiones, aunque por otro lado no son imposibles de derrotar. Eso no significa que se expongan alegremente sin calcular sus probabilidades de éxito, lo que significa que cuando los Salvadores lancen un ataque, o hay algún factor que desconocen, o sus adversarios tienen toda posibilidad de acabar con su alma en el estómago de estos monstruos.

El Grupo de Investigación Paranormal contra los Salvadores de la Verdad

Las cuadrillas que he presentado no se conciben necesariamente como enemigos. Ni tan siquiera tendrían que encontrarse, y si lo hicieran podrían acabar luchando, compitiendo o colaborando según la ocasión. El propósito de comparar una frente a otra es estudiar las fortalezas y debilidades de cada organización.

En un hipotético enfrentamiento físico directo entre el Grupo y los Salvadores, estos últimos saldrían victoriosos con toda probabilidad. A pesar de tener una edad considerablemente menor en media, su existencia como Sabbat y su mayor tendencia a ocuparse personalmente de las misiones les han dado un mayor entrenamiento en combate. La superioridad numérica haría el resto. Por otra parte, si es el Grupo quien tiene el control de la situación, un enfrentamiento de este tipo es improbable, y ellos podrían hacerles la vida muy difícil a sus contrapartidas a través de sus peones e influencias.

Más allá de la simple lucha, en el campo operativo, el Grupo generalmente puede abarcar mayor terreno gracias al uso de empleados y empresas y el resto de las influencias. No obstante, la manada de Salvador se beneficia de una mejor tradición ocultista e historiadora del Sabbat. Los Salvadores están formados en fuentes más fiables y tienen acceso a textos y sabios cainitas que no pueden compararse a quienes están en la Camarilla. En una secta que sigue negando oficialmente a los Antediluvianos, las búsquedas sobre estos legendarios cainitas es más árida. Y cuando no pisan directamente el terreno de un antiguo receloso de sus secretos, como poco se topan con el tabú que estos temas tienen en la moderna y racional Camarilla.

Cuadrillas ocultistas independientes

Dejo a la imaginación del Narrador el diseño de otras cuadrillas y sus intereses. Lo cierto es que por fuerza existen equipos similares entre Giovanni y Seguidores de Set. Los Assamitas podrían haber creado también alguna organización para lidiar con este tema, para poder derrotar a Setitas y Baali (por cierto, una línea también muy aficionada a este hobbie) en su propio campo o para buscar el rastro de su progenitor perdido (más bien, huido). Incluso podría haber Ravnos organizados en el lucrativo y peligroso negocio de obtener reliquias, o birlárselas a quienes las encuentren. Los Tremere tienen sin duda también equipos de este tipo, pero los incluyo en esta categoría porque trabajarían para el Clan y no para la Camarilla, a la cual ocultarían los secretos descubiertos.

Otra posibilidad es una cuadrilla que no sirva a ninguna secta ni clan y que reúna miembros de distintas afiliaciones. Un trasfondo interesante para una cuadrilla así, podría ser la Sociedad Occultae, una organización que reúne a Vástagos (incluso creo que otras criaturas) de todo origen y condición bajo el objetivo de acumular sabiduría.

Autor y licencia

Mu, con licencia cc-by-sa.

Print Friendly
This entry was posted in Ambientación, Personajes, Vampiro and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *